El rastro que los migrantes centroamericanos dejan en la frontera sur

by Redacción

El terreno desde la orilla del río Bravo en el que los migrantes centroamericanos descienden de la balsa hasta el puesto donde la patrulla fronteriza espera a quienes se entregan, cuenta historias. Ropa, medicina, utensilios personales y pulseras en las que se leen las palabras “entrega” o “llegadas”, son artículos que aparecen como rastro en el último tramo que los centroamericanos caminan por las noches en su travesía hacia la frontera de Roma, en Texas, Estados Unidos.

Al oscurecer, las balsas con migrantes comienzan a cruzar el río bravo. , agentes de la patrulla fronteriza intercambiaron un par de palabras con los “polleros” o “coyotes”, quienes desde el otro lado recibieron la orden de no pasar a nadie esa noche. Los “polleros” son quienes pasan a los migrantes por el río a cambio de dinero. Una hora después de la orden de los agentes, las familias con bebés y menores no acompañados comenzaron a tocar tierra. Esa es la historia diaria en la zona fronteriza, a la que cada noche llegan más de 400 migrantes centroamericanos.

Related Posts

Leave a Comment