Juez dictamina que el Senado de Arizona puede acceder a las boletas electorales de 2020

by Redacción

 Un juez dictaminó el viernes que el Senado de Arizona puede tener acceso a 2,1 millones de boletas y equipos electorales del condado más poblado de Arizona para poder auditar los resultados de las elecciones de 2020 que vieron al demócrata Joe Biden ganar en el estado.

La decisión del juez de la Corte Superior del condado de Maricopa, Timothy Thomason, se produce después de una prolongada batalla entre el Senado estatal controlado por los republicanos y la junta del condado de Maricopa, dominada por el Partido Republicano, por las citaciones emitidas por el Senado.

La Junta de Supervisores de cinco miembros argumentó que las boletas eran secretas, que la Legislatura no tenía derecho a acceder a ellas y que las citaciones emitidas por la presidenta del Senado, Karen Fann, tenían un propósito ilegítimo, entre otros argumentos.

Los abogados del Senado sostuvieron que la constitución otorga a la Legislatura el papel de mantener la pureza de las elecciones y garantizar que se proteja la integridad de los votantes, que las citaciones fueran legales y un uso adecuado del poder legislativo.

En su fallo, Thomason estuvo de acuerdo con el Senado en todos esos argumentos y dijo que las citaciones «son legales y ejecutables».

«No hay duda de que los senadores tienen el poder de emitir citaciones legislativas», escribió Thomason. «Las citaciones cumplen con los requisitos legales para las citaciones legislativas. El Senado también tiene un amplio poder constitucional para supervisar las elecciones.

«La legislatura de Arizona tiene claramente el poder de investigar y examinar asuntos de reforma electoral», dice el fallo. «Las citaciones tampoco violan los principios de separación de poderes. La producción de los materiales citados no violaría las leyes de confidencialidad».

El fallo parece poner fin a una amarga lucha que ha dividido a dos organismos electos controlados por los republicanos que se vieron envueltos en una batalla provocada por la derrota del entonces presidente Donald Trump en Arizona.

El presidente de la junta, Jack Sellers, dijo que el fallo «aclara si las citaciones del Senado se aplican a las boletas que, según la ley estatal, deben mantenerse privadas después de una elección; así como los muchos otros documentos y equipos exigidos.

«Respetamos su opinión legal e inmediatamente comenzaremos a trabajar para proporcionarle al Senado de Arizona las papeletas y otros materiales», dijo Sellers en un comunicado después de reunirse con abogados del condado. «Estos elementos se suman a los más de 11 GB de datos que ya se han proporcionado. Esperamos que los senadores muestren el mismo respeto y cuidado que tenemos por los 2,1 millones de votos privados y los utilicen en el servicio de sus funciones legislativas».

Fann ha dicho que quiere que la auditoría demuestre de una forma u otra si la victoria del presidente Joe Biden fue legítima. Las impugnaciones judiciales en Arizona y otros estados de campo de batalla donde perdió el ex presidente Donald Trump no encontraron evidencia de fraude, errores de conteo u otros problemas.

Contactada por teléfono mientras conducía a su casa en Prescott el viernes por la mañana, Fann dijo que aún no había hablado con los abogados del Senado más que para que le dijeran que había ganado.

«Estamos encantados y agradecidos de que el juez haya podido ver el panorama general de todo este asunto», dijo. «Que esto nunca se ha tratado de anular una elección. Esto siempre ha sido 100% acerca de la integridad de los votantes y encontrar las respuestas a todas las preguntas de nuestros votantes sobre la seguridad y validez del sistema electoral de Arizona».

La Junta de Supervisores del condado ha señalado repetidos controles que muestran que la elección fue libre y justa y se llevó a cabo correctamente. También hicieron dos auditorías adicionales en un esfuerzo por apaciguar al Senado.

A principios de esta semana, publicaron los resultados de esas nuevas auditorías de sus equipos que no mostraron software malicioso o equipos de conteo incorrectos y que ninguna de las computadoras o equipos estaban conectados a Internet. Las revisiones anteriores y un recuento manual de una muestra de boletas tampoco encontraron problemas.

El Senado estatal quiere su propia auditoría forense. El Senado se quedó a un voto de encontrar en desacato a la junta de cinco miembros a principios de este mes.

Related Posts

Leave a Comment