Migrantes Hondureños se resisten a regresar

by admin
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Captura-de-Pantalla-2021-01-18-a-las-17.17.03.png

Alexander está cansado. Lleva tres noches durmiendo a la intemperie, como muchos de sus compatriotas hondureños que van a pie en caravana rumbo a Estados Unidos. Pero, pese a que la policía de Guatemala le cierra el paso, no desistirá.

«Yo a Honduras solo muerto regreso, ¿qué voy a ir a hacer a Honduras? Solo a morir, ya sea de hambre o por la violencia», relata este hombre de 24 años de la ciudad hondureña de Limón, donde trabajaba como taxista, pero que quedó desempleado tras la pandemia. 

Hambrientos y agotados tras más de tres días de caravana, miles de migrantes hondureños se niegan a abandonar el sueño de llegar a Estados Unidos, interrumpido de momento por medio millar de policías y militares que ya les dejaron claro que no pasarán. El domingo les lanzaron gas lacrimógeno y los aporrearon.

«Estamos tristes, desconsolados, con hambre, cansados por el recorrido, pero pienso aguantar todo con tal de llegar a Estados Unidos», cuenta Marta del Cid, de 40 años, originaria de San Pedro Sula, en el norte de Honduras. 

Amanecieron acostados en el asfalto de la carretera, o en la orilla, donde hay pasto seco, en el kilómetro 177 de la aldea Vado Hondo, a unos 50 km de la frontera con Honduras. Viajan familias enteras, muchos con niños.

De noche refresca y los más afortunados pueden resguardarse del frío con una frazada. La mayoría solo se abriga con un suéter o las camisetas que traen entre sus pocas pertenencias. De día, el sol hace arder las piedras.

Related Posts

Leave a Comment