Voluntaria viajo desde California al desierto de Arizona para rescatar a inmigrantes pero fue ella la rescatada

Ajo, Arizona.

La voluntaria llego del estado de California al desierto de Arizona con las mejores intenciones de rescatar y dar asistencia humanitaria a inmigrantes que necesitan ayuda en el desierto, pero fue ella que necesito esa asistencia.

Todo ocurrió en el corredor conocido como la Aguja al oeste de Ajo Arizona, donde la voluntaria fue parte de un grupo de personas que se disponían a recorrer el desierto en busca de los restos de un inmigrante que se tenia reporte de haber fallecido días pasados y en caso de encontrar inmigrantes se les daría agua y comida.

A primera hora del día sábado 26 de septiembre , la organización Armadillos búsqueda y Rescate de San Diego reunieron a los voluntarios para dar las indicaciones del recorrido , y como cuidarse en el desierto.

La mujer de 62 años de edad , era su primera vez en el terreno y dijo estar lista para la travesía ya que tenia experiencia escalando montañas, pero la última vez que lo hizo fue dos años atrás, primer indicativo que no iba ser fácil el camino.

Todos empezaron a recorrer el desierto, una hora más tarde la mujer de nacionalidad Salvadoreña- estadounidense empezó a experimentar problemas al caminar ya que las espinas traspasaban los zapatos tenis que usaba.

Las espinas fueron la causa de parar la búsqueda en varias ocaciones, al medio día la señora decide regresar al campamento por que dijo estar cansada.

Caminando de regreso a las camionetas alcanzo llegar a un arroyo y se tiro al piso y se negaba a seguir caminando por calambres en sus piernas, malestar en el estomago, dolor en el cuerpo y cansancio.

Los voluntarios le pusieron una crema en el cuerpo par ayudarla y esperaron para que se recuperara, la caminata que en la mañana había durado tres horas, de regreso se tardo siete horas para caminar 5 millas.

No todos logran soportar el cansancio y los obstáculo que tiene el desierto, el caso de esta mujer es un claro ejemplo de lo que tienen que pasar los inmigrantes de diferentes nacionalidades cuando intentan cruzar el desierto, los que no aguantan se quedan atras .

El coyote no les va a untar crema en el cuerpo ni esperar siete horas para que se recuperen.

Afortunadamente la señora logro salir del desierto con la amarga experiencia que la condición física cuenta a la hora de querer entrar al desierto a dar asistencia humanitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *